Lectura Bíblica: Carta a los Efesios 4, 11 – 13:

Él constituyó a algunos como apóstoles, a otros profetas, a otros evangelizadores, a otros pastores y doctores, a fin de que trabajen en perfeccionar a los santos cumpliendo con su ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la plenitud de Cristo,

Reflexión:

El Cuerpo de Cristo está compuesto por diversos ministerios. Cada miembro tiene su función y es dado la gracia de Dios, pero no es para su uso personal, sino para la edificación del Cuerpo. Pablo quiere reforzar el hecho de que Dios no nos creó en aislamiento, sino en comunidad. No estamos sólos y para crecer, madurar y sanar, es importante reconocer que los demás miembros del cuerpo están puestos ahí para ayudarnos. Nadie puede sanar sola. Cristo nos dejó un batallón de personas y las capacitó para que ayudaran a edificar, cuidar y sanar a su pueblo.

Con todo respeto te digo que si crees que lo puedes hacer sola, estás muy equivocada. No fuimos creados para estar solos. Es más te doy un ejemplo que me ayudó a mí a ver la importancia de la comunidad. Cuando Dios creó a Adán y toda la demás creación vió que todo era bueno. Dios se paseaba con Adán y hablaban y disfrutaban juntos, pero Dios vió que el hombre necesitaba una compañera. ¿Por qué? ¿Acaso Dios no era suficiente para Adán? ¿No era suficiente toda la creación para Adán? Pues aparentemente no era suficiente y Dios le creó a la mujer para que fuera su compañera.

Tú no fuiste creada para estar aislada, encerrada en ti misma y en tus problemas. Dios ya ha creado y capacitado a la persona o a las personas que pueden ayudarte, pero tienes que dar ese primer paso de fe. Tienes que reconocer que necesitas ayuda y salir a buscarla. Quizás tengas que tocar par de puertas, porque no todos estan capacitados para todo, pero pídele al Espíritu Santo que te dirija hacia esa ayuda.

ministerio
  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest

Para Pensar:

Eugene O’Neill dijo, “La soledad del hombre no es más que su miedo a la vida.” ¿Qué de cierto tiene esta frase en tu vida?

Te Puede Interesar:

Pin It on Pinterest